Compromiso con el desarrollo rural y los grupos LEADER

El mes de agosto es un buen momento para reflexionar y asentar las ideas. Este, además, es un momento excelente para revisar y reforzar compromisos con el desarrollo rural y la metodología LEADER. Y lo es porque, en la mayor parte de las comunidades autónomas, los Grupos de Desarrollo Rural están iniciando su actividad de liderazgo en el territorio y de generación de actividad económica en este período de programación. Particularmente, en Castilla-La Mancha tuve la oportunidad, la semana pasada, de firmar las resoluciones para que los Grupos puedan empezar a funcionar.

Quiero, antes de entrar en materia, realizar un comentario previo. Como saben los lectores de este blog -muchos de ellos atraídos desde el principio por el tema del desarrollo del medio rural, que nos ocupa en esta entrada-, en el último año se han ido espaciando las actualizaciones, ha cambiado el estilo, y también, el enfoque, que ha pasado de ser mas técnico, a ser mas reflexivo y de mayor compromiso personal, consecuencia de mis actuales ocupaciones como consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha.

En esta ocasión, quiero reflexionar sobre la metodología LEADER, intentando dar respuesta a muchas de las inquietudes que me habéis trasladado a lo largo de los últimos meses. Creo sinceramente, que a los que me seguís desde hace unos años, os debo una explicación sobre la aplicación de la metodología LEADER en Castilla-La Mancha. Y esto, no solo es válido para los grupos, los gerentes, los técnicos y los habitantes del medio rural de Castilla-La Mancha, si no para todos los que seguís este blog desde cualquier otra región.

Mi posición sobre esta cuestión es muy clara y, así, lo he venido manifestando en diferentes entradas en este blog que podéis consultar en la categoría “LEADER”. El enfoque ascendente, ese en el que son los propios habitantes de los pueblos los verdaderos protagonistas de su desarrollo ha sido y es, una experiencia exitosa como modelo de desarrollo. Lo que empezó hace ya más de 25 años como una iniciativa comunitaria (una forma de experiencias piloto) y que en la Programación de Desarrollo Rural (PDR) del periodo 2007-2013 se consolidó como metodología para gestionar cualquier línea de ayuda de las políticas de desarrollo rural comunitarias es, hoy, una realidad consolidada.

Es cierto que se ha perdido la frescura de los inicios -responsabilidad compartida de la Administración y de los propios grupos-, que hay ejemplos de mala gestión -ni más ni menos que los que pueden ocurrir en la gestión directa por parte de la Administración- o que no siempre se han conseguido los beneficios esperados. Pero, esto no debe llevarnos a la conclusión de que el camino andado no ha merecido la pena. Todo lo contrario, es el momento de recuperar la ilusión de los comienzos o de llevar la metodología a otros ámbitos de actuación siempre que sea posible (así lo ha pretendido la Comisión Europea al proponer a los Estados Miembros lo que se conoce como ‘Desarrollo Local a partir de Comunidades Locales’ (DLCL), que no es ni mas ni menos, que “exportar” la metodología LEADER a otras esferas de gestión, como el medio urbano o las políticas de empleo, por ejemplo). Es cierto, que esto último no es fácil, sobre todo, por la nula apuesta que se hizo, en su momento, en 2014, por parte de las autoridades nacionales responsables de la gestión del FEDER y del FSE. Pero no hay que dejar de pensar en que existe la posibilidad y que la metodología puede aplicarse en otras políticas distintas de la rural, como proyecto piloto.

Lo que sí se puede hacer desde ya es dar una vuelta a lo que no funciona -y que, evidentemente, se puede mejorar- y apostar por una mayor libertad para los grupos en las decisiones que toman para el futuro de sus territorios -los estudios realizados al respecto ponen de manifiesto que a mayor libertad y menor “interferencia” por parte de la Administración, resultados mas satisfactorios para el desarrollo del territorio-.

Creo, por lo tanto, que una de las claves del éxito de la metodología es conceder a los grupos, mayor libertad. No pueden ser extensiones de la Administración pública, no pueden ser el equivalente a la ventanilla para presentar solicitudes de ayuda, que ya tiene la Administración. Deben ser capaces de elaborar una buena estrategia, exigente, comprometida con el territorio y según parámetros establecidos por la Administración. Pero una vez aprobadas las estrategias, hay que dejar libertad al grupo, fomentar su papel impulsor y generador de actividad e inversiones en función de las características de su territorio. Esto no siempre es fácil, las Administraciones tienen -tenemos- tendencia a controlarlo todo, pero creo que si queremos que la metodología LEADER tenga futuro, es obligado dar este paso.

Vista de La Solana (Ciudad Real)

Vista de La Solana (Ciudad Real)

En Castilla-La Mancha, hemos conseguido algunos avances en el último año, insuficientes sin duda, pero los que se ha podido hacer, -teniendo en cuenta la urgencia de aprobar el Programa de Desarrollo Rural antes de que acabara 2015 y la propuesta inicial que hizo el Gobierno anterior-. Como avances, citaría la limitación para aplicar los fondos destinados a los Grupos de Desarrollo Rural a municipios de menos de 30.000 habitantes (la cifra es, sin duda, muy elevada, pero inferior a los 45.000 propuestos por el Gobierno anterior), la limitación para que en los municipios de más de 10.000 habitantes solo puedan financiarse proyectos productivos -que conlleven inversión privada y búsqueda de rentabilidad económica-, o el condicionante de que al menos el 75% de lo gastado por cada Grupo se concentre en municipios de menos de 10.000 habitantes. También, para la distribución de fondos entre Grupos, se ha dado importancia a dos cuestiones clave, la estrategia elaborada por cada uno de ellos, y las características del territorio (Red Natura, zonas desfavorecidas, tasa de desempleo, etc).

Por otra parte, también, hemos decidido impulsar el papel de la Red de Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha (RECAMDER), que debe servir como herramienta para el desarrollo de la labor de todos los Grupos, facilitando el trabajo en red y el intercambio de experiencias y cooperación entre los mismos.

Escudo del Reino de Castilla en el castillo de Mombeltrán (Avila)

Escudo del Reino de Castilla en el castillo de Mombeltrán (Avila)

Sin duda, medidas insuficientes, pero que nos deben servir de base para el trabajo que vamos a desarrollar en los próximos meses, cambiando la normativa para que los Grupos tengan mayor libertad y puedan desrrollar mejor su trabajo. También, apostando por el desarrollo, sobre todo, de las zonas con mayores dificultades, con problemas de despoblamiento, de acceso a servicios o de menor calidad de vida. Es en estas zonas donde la metodología LEADER y, en definitiva, el papel de los grupos, tiene un mayor efecto. No es tarea fácil, pero existe el compromiso y la ilusión en que estos años sirvan, de verdad, para mejorar el trabajo de los Grupos, perfeccionar la metodología y situar a Castilla-La Mancha como una referencia del enfoque ascendente a nivel español e, incluso, europeo.

Hay pocas políticas más apasionantes que aquella en la que, bajo unas reglas de juego comunes, se delega en los habitantes de un territorio, el rural, la toma de decisiones sobre el futuro de sus propios pueblos.

Vuestro futuro, el nuestro, depende de lo que seamos capaces de hacer entre todos. Sirva esta entrada como compromiso.

Comments
13 Responses to “Compromiso con el desarrollo rural y los grupos LEADER”
  1. Bea dice:

    Hola muy buenas.queria agradecerle la iniciativa que preside y que ha llevado a cabo junto a otros de crear un sello de calidad del Mediterraneo, esto le dara mas valor a los productos de nuestra tierra, ademas de que sea mas reconocido en el mundo. Le deseo que su idea se expanda mas y se unan mas paises y productos, ademas del vino manchego por supuesto! Un gran saludo

  2. jose luis peralta dice:

    Me alegra especialmente esta entrada. No me sorprende porque conozco lo que piensas, pero es reconfortante la renovación del compromiso de revitalizar Leader y formulada con esa firmeza y en el momento en el que está a punto de culminar la funcionarización de los grupos de acción local en todas partes.
    Me quedo con una idea de Paco: Leader es un modelo de desarrollo que necesita más libertad y me permito añadir, que se basa en las personas, no en los ladrillos; que necesita de la participación ciudadana efectiva, no de tutelas de políticos y funcionarios y que se justifica en la medida que crea conciencia de territorio, no por los proyectos productivos por muy buenos e innovadores que sean. En una palabra, que requiere de la confianza de los dirigentes políticos en la sociedad, al menos en la misma medida que ellos la piden.
    No será fácil devolver Leader a sus dueños, pero es esperanzador saber que en algún sitio existe voluntad política de hacerlo.

    • Muchas gracias a todos los que habéis contribuido con vuestros comentarios a esta entrada del blog. Espero que, entre todos, podamos aprovechar estos años para impulsar la metodología LEADER en nuestro medio rural. Un abrazo

  3. No puedo estar más de acuerdo. En Extremadura estamos trabajando en las reglas de juego para el próximo periodo, el Régimen de Ayudas, colaborando con la Administración en un planteamiento verdaderamente esperanzador, aún así nos cuesta mucho “cambiar el chip” y tendemos a pensar que más controles, más documentación, procedimientos más farragosos son sinónimos de mayor seguridad en la gestión de los fondos públicos… y esto no siempre es así, diría más, casi nunca es así. Nos acabamos perdiendo en montañas de papeles y nos olvidamos de lo importante: conseguir hacer cosas, que en el medio rural muchas veces son pequeños milagros: mantener un puesto de trabajo, una familia que se queda en el pueblo, un promotor que se arriesga a invertir, un ayuntamiento que apuesta por algo nuevo…
    Bastante difícil lo tenemos ya los rurales, no enterremos esa palanca que nos ayuda a mover nuestros pueblos, no acabemos con el enfoque LEADER.
    ¡Buen verano!

  4. Excelente reflexión sobre la metodología LEADER y su aplicación por los grupos de desarrollo. Da gusto escuchar al máximo representante de una Consejería de Agricultura y Desarrollo Rural hablando con esta alta base conceptual. Realmente, y coincidiendo con el gran Malaquias, necesitamos de esta base metodológica con 25 años de experiencia, se reconozca en nuestra área de desarrollo rural de los pequeños pueblos de montaña. Creo que sin esta dotación de fondos y metodología, el tejido empresarial, social (e incluso la administración local) iría en declive. Por lo anteriormente expuesto, rogaría a la administración regional que siga apoyando estas iniciativas tan necesarias y, a su vez, tan desconocidas por la mayoría. Las sustentabilidad de nuestros pueblos depende, en gran parte, de ello. Saludos. José Manuel (GDR. Sierra del Segura).

  5. ARA dice:

    Desde Andalucía Rural hemos leído con enorme satisfacción y expectativas el artículo. Desde hace tiempo venimos reclamando una mayor simplificación y menos burocracia en la gestión de los programas de desarrollo rural. Los GDR deben volver a recobrar sus señas identificativas, frescor, agilidad, cercanía….
    Por si alguien lo dudaba los Grupos lo han vuelto a demostrar en la elaboración de sus planes estratégicos 2016-2020 ya que están contando con una amplia participación y movilización ciudadana. Los habitantes de las zonas rurales quieren y tienen ganas de decidir el futuro de sus territorios.
    Como dice el compañero: “Abrazos rurales”

  6. w6900232 dice:

    Gracias por mandarme información. Hace mucho tiempo que no recibía noticias vuestras y me interesa.feliz verano Carmen

    Enviado de Samsung Mobile

  7. malaquias dice:

    El verano es bueno para pensar en el desarrollo rural, y cualquier tiempo es bueno para eso. Llevamos mucho tiempo desde las comunidades rurales soñando con que vendran tiempos mejores en los que las administraciones reconocerán que cuando las cosas que se afrontan desde abajo se solucionan mejor los problemas locales. Parece que está más cerca esa perspectiva de desarrollo local participativo, la estamos esperando como agua de mayo, de verdad que los que vivimos en los pequeños pueblos necesitamos detalles de ánimo como este mensaje que dejas, y sobre todo necesitamos que despues de tantos años de experiencia LEADER empiece a reconocerse y a permitirse la capacidad de autogestión de los GAL. Abrazos rurales

Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] recientemente expuse mi compromiso con el enfoque LEADER y con la autonomía de los Grupos. Pues bien hoy quiero resumir, brevemente, las decisiones que ya hemos tomado en Castilla-La […]

  2. […] recientemente expuse mi compromiso con el enfoque LEADER y con la autonomía de los Grupos. Pues bien hoy quiero resumir, brevemente, las decisiones que ya hemos tomado en Castilla-La […]

  3. […] de Desarrollo Rural (PDRs) de las comunidades autónomas.  También, recientemente expuse mi compromiso con el enfoque LEADER y con la autonomía de los Grupos. Pues bien hoy quiero resumir, brevemente, las decisiones que ya hemos tomado en Castilla-La […]

  4. […] Rural (PDRs) de las comunidades autónomas. También, recientemente en este mismo espacio expuse mi compromiso con el enfoque LEADER y con la autonomía de los Grupos. Pues bien hoy quiero resumir, brevemente, las decisiones que ya hemos tomado en Castilla-La […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: